Por  J.W. Dornseiffen

Los desinfectantes se usan con frecuencia en la industria alimentaria contra organismos nocivos (micro) en los equipos (superficies, tuberías, etc.) que pueden entrar en contacto con los alimentos. En los Países Bajos, tales usos de desinfectantes solo están permitidos cuando se registran de acuerdo con las disposiciones de la ley nacional de plaguicidas. En la mayoría de los casos, los usos (registrados) requieren un procedimiento operativo que consta de 3 pasos consecutivos: limpieza, desinfección y enjuague del equipo con agua limpia, evitando así la contaminación de los alimentos tanto como sea posible. Sin embargo, en algunos casos, las trazas de los compuestos utilizados en los alimentos son inevitables. 

Por lo tanto, los límites máximos de residuos para los desinfectantes involucrados se establecen en los alimentos en los Países Bajos. Como los residuos restantes deben ser seguros cuando el público los ingiere, la ingesta debe estar muy por debajo de la ingesta diaria aceptable para los productos químicos respectivos. Además, los métodos de análisis de residuos sensibles y fáciles de operar, capaces de detectar niveles bajos de los compuestos en los alimentos, deben estar disponibles para fines de aplicación. En los Países Bajos, se ha adquirido experiencia con la legislación vigente en los últimos 25 años.

La armonización del uso de desinfectantes en la UE se logrará con proyectos en el que los aspectos residuales de los desinfectantes también están cubiertos, de una manera más o menos comparable como se ha establecido en la legislación holandesa.

Los desarrollos recientes incluyen el uso de desinfectantes en los alimentos como tales, para reducir los microorganismos y prolongar la vida útil de los productos alimenticios. 

Aunque en algunos países vecinos, esta técnica puede haberse convertido en una práctica común. Los Países Bajos son reacios a registrar esos usos, y lo restringen a los casos en que existe una necesidad técnica inevitable de desinfección, para minimizar la exposición del consumidor a los residuos de productos químicos (potencialmente) peligrosos.

Abordar los residuos

Cuatro variables dentro del proceso de limpieza pueden afectar la eliminación de suciedad: detergente / concentración; hora; temperatura; y acción física. Al seleccionar un desinfectante, es importante tener en cuenta también su toxicidad, los restos de residuos y el impacto de la dureza del agua. Nuevamente, la temperatura es importante porque algunos desinfectantes pueden no ser tan efectivos en ambientes fríos. Los productos químicos utilizados para desinfectar dependen en gran medida del tipo de producto que se produce, por ejemplo, lácteos, carne o cerveza, y el entorno de producción.

Sin embargo, los detergentes altamente cáusticos, basados ​​en hidróxido de sodio o potasio, son comunes en una lechería, ya que saponifican o descomponen las grasas lácteas insolubles. En la industria alimentaria, la suciedad puede ser muy alta en grasas y grasas, y estas responden bien al uso de surfactantes; El detergente líquido tradicional. Cuando las proteínas pueden estar presentes, los detergentes clorados tienen distintas ventajas.

Se recomienda el uso responsable y eficiente de productos químicos en la desinfección dentro del entorno alimentario, especialmente en equipos y superficies en contacto con los alimentos, incluidas las manos.  El objetivo es garantizar que el riesgo de residuos de sustancias químicas en los alimentos se minimice, al mismo tiempo que se garantiza la eficacia microbiológica.

El futuro

Se espera que los desinfectantes sean uno de los segmentos más grande del mercado de tratamiento de aguas residuales industriales.

La demanda de productos químicos desinfectantes es comparativamente mayor debido a su alto requerimiento en aplicaciones de tratamiento de aguas residuales de todas las principales industrias y de alimentación de uso final. Los biocidas y desinfectantes están directamente relacionados con la fisiología humana y tienen la capacidad de neutralizar enfermedades que causan microbios. Además, las crecientes regulaciones ambientales han alimentado la demanda de biocidas y desinfectantes en el mercado químico de tratamiento de aguas residuales industriales.