Por Harrison Wipes

Especialistas en temas relacionados con la limpieza tecnológicamente avanzada pueden ayudar a controlar la contaminación cruzada al tiempo que mejoran la sostenibilidad en el sector de servicios de alimentos.

La conciencia mundial sobre los residuos plásticos aumenta continuamente. Además, existe una creciente demanda de prácticas y productos comerciales sostenibles. Como tal, las organizaciones se ven obligadas a observar más de cerca su impacto en la biodiversidad y, en particular en el sector de servicios de alimentos, a abordar los desechos plásticos en toda la cadena de valor.

En los últimos años, el sector global de servicios de alimentos ha adoptado la idea de alternativas plásticas biodegradables, y los envases biodegradables y compostables se han vuelto cada vez más comunes.

De hecho, la innovación en esta área continúa alcanzando nuevas alturas, con nuevos y sostenibles productos y estrategias sostenibles que se diseñan, ponen a prueba e implementan. Si bien esto es prometedor, muchas organizaciones no parecen darse cuenta de que los cambios simples pueden tener un gran impacto. Un área perfecta para abordar los problemas de desechos y mejorar la sostenibilidad es la limpieza.

¿Cuáles son los riesgos para la salud?

Si bien la presencia de estas micro-partículas en los alimentos está ya identificada como un riesgo emergente en la UE en diferentes estudios realizados desde el año 2014, existe todavía una falta de información sobre los mismos, y en particular, sobre su toxicidad y toxicocinética. Por eso son tan necesarios los programas de investigación para una evaluación exhaustiva del riesgo, ya que están destinados a generar datos sobre la presencia y posibles riesgos para la salud de estos plásticos de ínfimo tamaño presentes en los alimentos

Un riesgo siempre presente

Uno de los mayores desafíos del sector de servicios de alimentos es prevenir la contaminación cruzada. Si bien hay muchas causas potenciales de contaminación cruzada con bacterias y / o alérgenos, una de las más comunes es el uso de paños aparentemente limpios, que en realidad pueden albergar diversos agentes infecciosos y bacterias dañinas.

Al igual que el sector de servicios de alimentos, la industria de la limpieza está evolucionando y desarrollando productos nuevos y eficientes para no solo garantizar una mejor higiene, sino también para garantizar una mejor gestión de los recursos y los desechos. Una de esas innovaciones es el desarrollo de toallitas biodegradables y compostables de un solo uso, que aborden el problema de la contaminación cruzada sin afectar negativamente el medio ambiente.

Para comprender los beneficios de las toallitas biodegradables y compostables, primero debemos considerar la evolución de los productos utilizados convencionalmente.

Las toallitas no tejidas, sin embargo, son muy versátiles y adecuadas para una amplia gama de aplicaciones de limpieza. La mayoría de las toallitas estan en contacto con alimentos y, por lo tanto, son ideales para el segmento de servicio de alimentos. Sin embargo, las toallitas están hechas tradicionalmente de fibras sintéticas como el poliéster y el polipropileno, que no se pueden renovar.

Dichas toallitas son adecuadas para aplicaciones de limpieza de uso general, como la limpieza de mesas, utensilios y superficies de cocina. Para evitar la contaminación cruzada, están diseñados para uso a corto plazo.

En medio de esta creciente preocupación por el impacto ambiental de los desechos plásticos, la Organización Mundial de la Salud ha iniciado planes para investigar los peligros potenciales para la salud que plantea la ingestión de partículas microplásticas que se encuentran presentes en el agua embotellada. Todo esto inició debido a la investigación realizada por la Universidad Estatal de Nueva York en Fredonia, que investigó el contenido de polímeros de 11 marcas diferentes de agua embotellada. El resultado de la investigación fue que, de 259 botellas individuales analizadas, el 93% reveló contaminación micro-plástica.

Objetivos de sostenibilidad

Para las empresas que buscan ser más sostenibles, el empleo de productos desechables de un solo uso puede parecer contradictorio. Pero cuando se trata de limpiar, la disposición es clave. Las mejores prácticas recomiendan el uso de productos de un solo uso, ya que pueden ayudar a reducir el riesgo de contaminación cruzada.

Y los productos de un solo uso proporcionan resultados consistentes y predecibles. El riesgo de pérdida de efectividad a través de la ruptura estructural o la retención de contaminantes, y en consecuencia el riesgo de contaminación cruzada, como resultado de un lavado ineficaz, se elimina. A medida que se ajustan a las regulaciones en términos de codificación de colores, el riesgo se reduce aún más.

Además de los beneficios de higiene, los productos desechables compostables que vienen con envases que también son compostables y biodegradables contribuyen significativamente a la gestión de residuos respetuosa con el medio ambiente, ya que están diseñados para ser compostados en una instalación de compostaje industrial junto con el desperdicio de alimentos.