El virus del Zika se ha extendido por todo el planeta durante la última década, causando millones de infecciones, algunas asociadas con defectos de nacimiento y trastornos neurológicos. Científicos del CNRS, el Institut Pasteur y el IRD han estudiado el principal vector del virus Zika, el mosquito Aedes aegypti . Sus resultados se publicaron el 20 de noviembre de 2020 en la revista Science . 

Este mosquito originario de África dio a luz, hace entre 5.000 y 10.000 años, a una subespecie invasora dependiente del ser humano, que se ha extendido a otros continentes en los últimos siglos. Esta subespecie se ha convertido en un formidable vector de virus (como los de la fiebre amarilla y el dengue) debido a su marcada preferencia por la sangre humana.

Comparando experimentalmente poblaciones silvestres de Ae. aegypti procedente de varias regiones del mundo, los investigadores han demostrado la eficacia de la subespecie de mosquito invasora Ae. aegypti para transmitir el virus del Zika no solo se debe a la frecuencia de su contacto con los humanos durante la ingestión de sangre, sino también a su mayor susceptibilidad a la infección por el virus del Zika.

Estos resultados, que proporcionan una explicación de la ausencia de una gran epidemia del virus Zika en África, arrojan nueva luz sobre la aparición del virus Zika y las disparidades regionales y continentales en su impacto en la salud pública.