La clasificación como «tóxica para la reproducción» de la sustancia activa anticoagulante bromadiolona, utilizada en rodenticidas, se cuestiona a raíz de un nuevo estudio realizado en Francia. Los resultados de este trabajo contradicen la predicción de teratogenicidad de la bromadiolona basada en la similitud estructural y el modo de acción de la warfarina, otro anticoagulante claramente asociado a malformaciones fetales.

En el 2016, con la novena adaptación al progreso técnico (ATP) del Reglamento CLP sobre Clasificación, etiquetado y envasado de sustancias químicas, quedaron clasificados como tóxicos para la reproducción, en concentraciones igual o mayores a 0,003%, los rodenticidas anticoagulantes: brodifacoum, bromadiolona, clorofacinona, cumatetralilo, difenacum, difetialona, flocoumafen y warfarina.

Esta clasificación colectiva de los rodenticidas anticoagulantes como teratógenos humanos fue recomendada unánimemente por el Grupo de Trabajo de Expertos Especializados en Toxicidad Reproductiva de la ECHA, debido a su similitud estructural y mismo modo de acción que la warfarina, sustancia también utilizada como medicamento, que puede atravesar la placenta y se ha relacionado con graves malformaciones en el feto.

A pesar de que con la nueva clasificación este grupo de rodenticidas pasaron a cumplir con los criterios para considerarse candidatas a la sustitución, de acuerdo al Reglamento de biocidas 528/2012, su uso sigue siendo generalizado en la UE debido a la falta de alternativas viables para el control de ratas y ratones en entornos urbanos. Sin embargo, el impacto de la re-clasificación sobre la industria del control de plagas es importante, ya que se considera que el inevitable aumento del uso de productos con sustancia activa en concentraciones menores del 0,003% puede tener un impacto negativo en la selección de cepas de roedores resistentes a los tratamientos con estos rodenticidas.

Cuestionado el paralelismo entre warfarina y bromadiolona

Un nuevo estudio, realizado en la Universidad de Lyon y publicado en la revista Reproductive Toxicology, cuestiona la clasificación de «tóxico para la reproducción» para el citado grupo de sustancias rodenticidas a partir de pruebas realizadas con una de ellas, la bromadiolona.

Utilizando un modelo con ratas, este estudio muestra que la warfarina utilizada en dosis terapéutica humana durante el embarazo induce teratogenicidad (desarrollo anormal del feto) en ratas, mientras que en las mismas condiciones la bromadiolona no induce ningún efecto teratogénico. Los autores cuestionan, en base a estos resultados, el enfoque “read across”de clasificación de todos los anticoagulantes como moléculas reprotóxicas a partir de la similitud con la warfarina.

El primer objetivo del estudio fue comprobar los efectos sobre las ratas de la warfarina en una dosis terapéutica humana, porque no se disponía hasta el momento de datos experimentales para dicha dosis. Al administrar a las ratas de prueba warfarina en dosis terapéuticas humanas, se observó una reducción de la longitud del cráneo en los animales.

En la segunda parte del estudio se realizaron pruebas administrando a las ratas un rodenticida anticoagulante, para estudiar sus posibles propiedades teratogénicas como se habia hecho anteriormente con la warfarina. Se escogió la bromadiolona, una molécula de segunda generación, por sus diferentes propiedades frente a la warfarina (la bromadiolona tiene una mayor persistencia en los tejidos y una mayor toxicidad) y por su uso intensivo en Europa para el control de roedores.

Las similitudes bilógicas entre ratas y humanos sugiere que la transferencia placentaria es presumiblemente similar en ambas especies. El estudio se llevó a cabo después de someter a las ratas a exposiciones prenatales administrando bromadiolona durante la gestación y también postnatales, sin que se observara una disminución significativa en la longitud de las estructuras óseas en los fetos o un desarrollo anormal de los mismos. Lo que sugiere una transferencia placentaria limitada de la bromadiolona, y un potencial embriotóxico no similar al de la warfarina.

Según los autores, es necesario realizar más trabajos para explicar la diferencia observada y confirmar la clasificación de todos los raticidas anticoagulantes como moléculas reprotóxicas.

Fuente: www.pestcontrolnews.com/