Por Alain Fraval.

Esta polilla es una plaga mundial cuyas poblaciones se están volviendo resistentes a los insecticidas en todas partes. La firma británica Oxytec promueve la liberación de polillas genéticamente modificadas, que normalmente se aparean con sus congéneres silvestres pero cuyas crías No es viable.

El proceso es una variante de la lucha autocida, utilizada desde la década de 1950 con notables éxitos, en particular contra la carnicería Lucilia y Ceratitis. Los «machos estériles» se producen por irradiación. Debemos liberar números muy grandes porque no son muy competitivos con los machos salvajes.

Tony Shelton y su equipo acaban de demostrar que las polillas transgénicas «estériles» sobreviven perfectamente en el campo, el primer paso para un posible desarrollo de la técnica.
Las tiñas se injertan, además de un gen de fluorescencia para poder distinguirlas, el gen de letalidad llamado variante activador transcripcional de tetraciclina (tTAV), que proviene de la combinación de ADN de la bacteria Escherichia coli y el virus del herpes, que ya se utiliza en mosquitos. En la naturaleza, los machos sueltos, completamente competitivos (controlados en el laboratorio) y poco dispersos, transmiten activamente tTAV a las hembras locales; su descendencia femenina muere en la etapa de oruga, mientras que los machos sobreviven y tienen un efecto letal en la próxima generación.

Otra ventaja de estos machos transgénicos es que aportan a la población local resistente genes de sensibilidad a los insecticidas, debido a que provienen de cepas sensibles.

En 2015, los mismos investigadores habían obtenido, en un invernadero, el colapso del personal de La Teigne en 3 generaciones.
¿Qué futuro para esta lucha autocida 2.0? La práctica es más complicada y costosa que la propagación de venenos. Tampoco es compatible con la doxa de la agricultura orgánica, que representa una parte cada vez mayor del mercado crucífero.

Oxytec probará su tiña GM en varias situaciones donde el control convencional falla. La firma está trabajando para aplicar el proceso a dos plagas muy problemáticas: el severo de la soja Pseudoplusia includens en Brasil y el gusano ejército de otoño Spodoptera frugiperda (Lep. Noctuidae) en África «.