Los envases alimentarios activos están cambiando la conservación de la vida útil, las propiedades organolépticas y la seguridad microbiológica de los alimentos.  Un nuevo aditivo para polímeros de contacto alimentario desarrollado en el CSIC tiene actividad antimicrobiana probada frente a Listeria monocytogenes y otras bacterias con impacto en la seguridad alimentaria, como Campilobacter jejuni y Escherichia coli.

El primer aditivo para envases alimentarios de plástico con capacidad para eliminar la bacteria Listeria monocytogenes ya está disponible para uso comercial. El nuevo producto está basado en una patente desarrollada entre la spin-off del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Encapsulae,  creada en 2018, y el Instituto de Cerámica y Vidrio del CSIC.

El aditivo AS020P, cuya capacidad de producción actual cubriría más de 50 millones de envases, está aprobado para su uso en envases plásticos de contacto con alimentos según el Reglamento (UE) No 10/2011 y como aditivo activo según el Reglamento (CE) 450/2009

La modificación química de un preservante alimentario empleado habitualmente en productos cárnicos parece ser la base del nuevo aditivo, que, una vez encapsulado en el envase de plástico, genera una superficie de contacto antibacteriana.

Según ensayos realizados de acuerdo a la Norma ISO 22196, el aditivo tendría una alta actividad antimicrobiana frente a Listeria monocytogenes (99,9 %) , pudiendo reducir a cero una población de 100.000 unidades formadoras de colonias de Listeria monocytogenes en 24 horas.

Mediante la encapsulación, el aditivo, que puede aplicarse tanto a plásticos convencionales como a bioplásticos, soporta la temperatura de extrusión de los plásticos, por lo que no hay pérdida del principio activo durante el proceso industrial de fabricación.

Según Encapsulae, el aditivo AS020P es también efectivo para el control de Campilobacter jejuni, Escherichia coli y Staphilococus aureus. 

Con este nuevo producto, se aporta una herramienta para aumentar la seguridad alimentaria respecto al crecimiento de bacterias patógenas, como la Listeria, en alimentos envasados, por ejemplo productos cárnicos listos para el consumo, pescados ahumados, productos lácteos elaborados con leche cruda o ensaladas preparadas.

​Fuente: CSIC