La OMS ha publicado un documento para evaluar y probar la eficacia de las trampas para mosquitos Aedes, principales vectores de numerosos arbovirus, como el dengue o el zika. La expansión geográfica de estos insectos es una creciente amenaza para la salud pública mundial, y se requieren nuevas estrategias y herramientas para reducir su impacto, entre ellas las trampas de control de mosquitos.

Las trampas son una herramienta habitual en los programas de vigilancia de vectores para monitorizar la distribución, la abundancia y las tasas de infección en las poblaciones de mosquitos. No obstante, recientemente se han desarrollado también trampas con el objetivo de controlar las poblaciones de estos insectos en lugar de realizar tareas de vigilancia. Las trampas de control podrían ayudar a reducir la transmisión de enfermedades vectoriales, al dismuir las densidades del vector por debajo del umbral de transmisión o al atacar selectivamente a los mosquitos hembra, principales responsables de la transmisión de arbovirus a humanos.

Por el momento existen pocos programas de control de mosquitos vectores basados en trampas y es necesario poder comprobar su efectividad en los trabajos de campo. Para dar apoyo en este sentido, la OMS ha publicado un documento guía que aporta procedimientos y criterios para probar la eficacia de las trampas de control.

La guía incluye el diseño de ensayos de laboratorio y pruebas de campo a pequeña escala para evaluar los efectos de atracción y letalidad de las trampas para vectores, asi como de ensayos comunitarios a gran escala para determinar la eficacia de las trampas para reducir las poblaciones de mosquitos.

Trampas incluidas en la Guia

El documento se centra en las trampas para mosquitos Aedes spp. (Ae. aegypti y Ae. albopictus). Otras especies de mosquitos, con hábitats acuáticos larvales diferentes  (por ejemplo, Anopheles o Culex) todavía no están incluidos, aunque el marco general de prueba descrito podría extenderse a otras trampas mediante algunas modificaciones.

 

Las trampas son dispositivos con los que los vectores entran en contacto o en los que se introducen, provocándoles la muerte o la esterilización. Están dirigidas a las diferentes etapas de la vida de los mosquitos (huevos, larvas, pupas o adultos) y a diferentes etapas fisiológicas  (por ejemplo, hembras en busca de hospedadores o hembras grávidas)

La habilidad de las trampas para atraer y matar a los vectores puede venir dada por su diseño físico o por sus componentes químicos. En el documento se distingue entre las trampas de “captura-muerte”, en las que los mosquitos entran y se encuentran físicamente confinados y expuestos a un insecticida químico o biológico de acción rápida, y las trampas de “captura-liberación”, en las que los mosquitos se introducen, entran en contacto con un insecticida de acción lenta o un agente esterilizante y abandonan de nuevo la trampa. En la estrategia de autodiseminanción, la captura y la exposición de los adultos se amplifica mediante la transferencia del agente de diseminación a hábitats acuáticos más amplios, donde mata las larvas o evita que los adultos emerjan.

El Vector Control Advisory Group (VCAG) de la OMS ha realizado una revisión inicial sobre dos amplias clases de trampas para el control de poblaciones de vectores Aedes: las trampas de oviposición adulticidas, que se dirigen a mosquitos hembras grávidas y los dispositivos de autodiseminación, en los cuales las hembras adultas grávidas atraidas por la trampa se contaminan con un insecticida de acción lenta y un larvicida (IGR) que es diseminado a través de la hembra.

Evaluar la eficacia de nuevas trampas

Otras trampas, con nuevos diseños, atrayentes e insecticidas están siendo desarrolladas por la industria del control de plagas y su eficacia para reducir las poblaciones de Aedes spp. debe ser probada. El documento de la OMS tiene por objetivo apoyar a los desarrolladores de los productos, asi como a las instituciones que los evaluen, para generar pruebas entomológicas sólidas de su eficacia y de su impacto en la redu

mosquitos

cción de las enfermedades arbovirales.

Dada la rápida propagación de estas infecciones transmitidas por mosquitos, son necesarias nuevas herramientas para la selección focalizada y la supresión de las poblaciones de Aedes para proteger a las personas que viven en áreas de riesgo. Si se demuestra que las trampas vectoriales son efectivas, podrian complementar los métodos actuales de control de enfermedades arbovirales.

 

 

EFFICACY-TESTING OF TRAPS FOR CONTROL OF AEDES SPP. MOSQUITO VECTORS, OMS