Los sanitarios son piezas clave en baños y requieren un elevado grado de higiene, por lo que se hace necesario fijar una respuesta mantenimiento para hacer una limpieza profunda que impedía la proliferación de bacterias y gérmenes que se encuentran allí y que pueden desarrollarse.

Tanto en el ámbito doméstico como en cualquier instalación pública, los aparatos sanitarios están en el ranking de elementos que pueden focalizar una mayor concentración de suciedad. El ambiente húmedo favorece la proliferación de todo tipo de microorganismos perjudiciales para nuestra salud.

A esto hay que sumar en muchos casos una excesiva concentración de cal en el agua, y el uso de productos agresivos, que progresivamente hacen desaparecer el brillo original de las superficies de los sanitarios, desluciendo la limpieza del baño.

A la hora de limpiar el baño, estas son las claves de una correcta limpieza de sanitarios.

  1. Ventilación.
  2. Limpieza.
  3. Desinfección.

Ventilación

Una buena ventilación en baños, evitará el exceso de humedad, y por supuesto el mal olor que genera no sólo el uso, sino también el moho producido por esos antiestéticos e insalubres hongos que proliferan en ambientes húmedos, instalándose generalmente en las juntas de las superficies de los aparatos sanitarios, azulejos, y mamparas.

Por lo tanto, una adecuada ventilación, mantendrá más secas las superficies de paredes, y sanitarios, ayudándote a mantener los azulejos limpios y secos más tiempo, e incluso retrasando la frecuencia en la realización de tareas tan pesadas como limpiar azulejos y baño en profundidad.

Limpieza

La acción de limpiar, no implica necesariamente una desinfección de superficies, ya que la única garantía para una desinfección de los aparatos sanitarios, es la utilización de procedimientos o productos que acaben con los microorganismos nocivos para nuestra salud.

El hecho de eliminar la suciedad visible utilizando agua o jabón y una bayeta, no terminará con algunos microorganismos más resistentes, que si desaparecerán con la desinfección.

Desinfección

Al realizar la limpieza de sanitarios, es fundamental conseguir una correcta desinfección. Los tratamientos de limpieza profesional con máquinas de ozono, por ejemplo, son muy eficaces, pero en el ámbito doméstico, existen multitud de productos preparados para la desinfección de los aparatos sanitarios, que se pueden adquirir en los comercios, e incluso algunos de los que tenemos en el hogar habitualmente.

Al usar productos de higiene y desinfección para limpieza de sanitarios, lo más importante, es el tiempo de exposición, para permitir que actúen adecuadamente, y para ello, se puede aplicar en cada uno de los aparatos sanitarios, y posteriormente retirar el producto, aclarando hasta eliminarlo totalmente, y se seca con una bayeta, para eliminar totalmente la humedad.

Consejos a la hora de hacer la limpieza de sanitarios

La limpieza de sanitarios debe realizarse periódicamente, para evitar la acumulación de suciedad y la necesidad de utilizar productos agresivos con el medio ambiente, y nuestra salud. Nunca debemos mezclar compuestos de cloro o amoniaco con otros productos o detergentes, ya que producen reacciones químicas que pueden poner en riesgo tu salud por contacto externo e inhalación.

Para la limpieza de superficies esmaltadas que encontramos en los sanitarios, se debe evitar el uso de productos concentrados ni sustancias que contengan componentes abrasivos enérgicos. No se deben utilizar bajo ningún concepto disolventes que dañan irreversiblemente estas superficies.

En la limpieza de cuartos de baño, algunas cepas producen toxinas en el cuerpo y causan enfermedades. La infección más común que resulta del contagio es E. coli, que es una bacteria muy común que se puede encontrar e induce fiebre leve, calambres estomacales, vómitos y diarrea, que generalmente desaparecen en una semana.

La primera línea de defensa contra la transmisión de enfermedades es el papel higiénico. Las toallas de baño son personales, cada miembro de la familia debe tener una y se tiene que preocupar de secarla o dejarla extendida después de su uso. Todas las superficies del baño-incluida la grifería hay que limpiarlas y desinfectarlas.

Es muy importante Limpiar la grifería del baño y la cisterna. Estos elementos del baño deben limpiarse bien sus bordes y retirar cualquier indicio de hongos o sarro. La cisterna o bañera está expuesta a gérmenes y bacterias con lo que debemos limpiarla como mucho una vez al mes.