Por Esinal Ediciones

La mayoría de la gente cree que el perro detector, especialmente el detector de drogas, es un perro adicto. Nada más lejos de la realidad, ningún perro detector de drogas es adicto simplemente por la razón de que el perro NO BUSCA DROGAS, lo que él quiere encontrar es un reclamo de caza ( RC ) , al que a los efectos prácticos se le ha puesto el olor de las drogas que queremos que el perro denuncie.

Todos los detectores tienen un mismo principio, se incentiva la actividad predatoria con un reclamo de caza carente de olores propios. Generalmente se trata de un paño convenientemente higienizado sin usar jabones ni detergentes, se hace un atadillo con el mismo usando hilos plásticos (no se usan cintas adhesivas para evitar su olor). Y se higieniza todos los días con agua fría y caliente, para evitar que el olor de la propia saliva del perro le permita hallarlo.

Una vez desatados los mecanismos cinegéticos en el perro, se llega a la etapa de elegir en que se especializará el perro. Si necesitamos un perro que detecte las pérdidas de gas en las tuberías se aromatizará el RC con el metil que da su olor típico al gas natural, si necesitamos un detector de explosivos y armas de fuego, se aromatizará el RC con sales de nitratos, si se necesitan detectores de drogas se utilizaran los aromas típicos presentes en cada droga a detectar (THC para la marihuana y derivados, HC para los derivados de la cocaína, etc.). Pero el perro no busca cocaína, de hecho no ha visto ni olido cocaína verdadera durante su adiestramiento, el polvo utilizado para aromatizar el RC es un talco industrial con aromatizantes, el perro busca solamente su RC, se ha fomentado mediante técnicas especiales su pasión por la actividad predatoria, y todo su entusiasmo se canaliza buscando una presa falsa, es decir, un RC.

¿Por qué se ve tan desesperados a los perros cuando buscan y/o encuentran la sustancia? La respuesta está en la naturaleza propia de un gran predador que es el perro, sumado a que se eligen solo los perros con una tendencia exagerada, sumado además a que nuestros perros comen sin cazar Ellos no cazan su comida, entonces toda su energía predatoria queda intacta. Por eso vemos a los perros correr tras pelotitas arrojadas por sus dueños una y otra vez en el parque, ellos están “cazando” esas pelotitas.

Por otra parte, ¿podría un perro ser adicto al gas natural? ¿O a los explosivos? ¿A las armas?, hay detectores de hongos para control de maderas, detectores de termitas en las casas, y muchas especialidades más.

CARACTERÍSTICAS OLFATIVAS DE LOS PERROS

Entendemos al olfato como un acto realizado con la participación de las estructuras olfativas como ser el neuroepitelio, nervios olfativos, bulbo, entre otras, que consisten en la detección e identificación de sustancias químicas transportadas por el aire o el agua..- Las estructuras olfativas son un subconjunto dentro de otras que también contribuyen a detectar sustancias.

Los perros al igual que los seres humanos, poseen aptitudes y limitaciones intrínsecas. Desde el punto de vista fisiológico, en un sinnúmero de especies, el olfato es esencial para la localizaciones de alimento y su calidad.- En muchas, es esencial para la ubicación y elección de la pareja sexual.- Sirve, además, para la la exploración del territorio y el respeto de los límites propios y ajenos.- Ayuda a descubrir la presa y a huir de los predadores; a reecontrar la guarida; a identificar los animales de la misma especie y a reconocer la propia cría.- Es relevante para el desencadenamiento o la inhibición del comportamiento agresivo o de las reacciones de huida.- En el hombre, por ejemplo, es de gran importancia en la evocación de recuerdos, en la vida sexual y en la emocional.

 

La ubicación de los receptores olfativos en las vías respiratorias superiores de los vertebrados de respiración aérea los somete al incesante flujo y reflujo de la corriente respiratoria que posibilita la recepción continua de estímulos ambientales.

Estudios realizados en un millón de personas revelaron que las mujeres tienen en general mayor agudeza olfatoria que los hombres-mujeres embarazadas suelen experimentar una disminución de su capacidad olfatoria..

El Olfato Canino

Casi una octava parte del cerebro del perro y mas del 50% de la nariz interior están dedicadas a olfato, mientras que los lóbulos olfatorios humanos son mucho mas pequeños y la superficie de células olfatorias es tan sólo de unos 6 cm2

Obsérvese la gran diferencia que existe en las dimensiones de las regiones olfatorias. La mayor parte del interior de la nariz del perro tiene tejido olfativo ,mientras que en la nariz humana solamente hay una pequeña cavidad en la parte póster o superior.  Órgano vómeronasal: conducto tubular estrecho, que comienza cerca de la parte delantera de la nariz, detrás del diente canino, y que recorre la base de la nariz. Posee células olfativas y 608  haces de nervios que lo conectan directamente con el lóbulo olfativo del cerebro. Se supone que  tiene mucho que ver con el sentido del olfato. En el hombre este órgano es muy rudimentario y a  veces desaparece por completo.

Plano nasal: es la parte de la nariz sin pelo, cubierta de un diseño en forma de placa que es distintiva de cada perro. En ella se hallan las ventanas de la nariz que sirven de entrada a las grandes fosas nasales en el interior. Las ventanas de la nariz se ensanchan al olfatear para inhalar un gran volumen de aire. Los ligamentos de la nariz se hallan bien desarrollados en los perros adultos de las razas de trabajo.

Senos maxilares: se hallan en el velo del paladar, cerca de la raíz de los dientes. Los dientes infectados pueden afectar a los senos o ala glándula vomeronasal  y esto puede perjudicar gravemente la capacidad del perro para utilizar su sentido del olfato.Cornetes maxilares: poseen menos células olfatorias pero crean turbulencia para calentar y humedecer el aire.

Nervios del olfato: estos nervios son relativamente grandes y muy numerosos. Obsérvese la multitud de fibras olfatorias de cinco nervios que cubren la parte donde se hallan los cornetes etmoides. Los nervios pasan a través de pequeñas aberturas del hueso y van directamente al lóbulo olfativo.

Una diferencia grande que existe entre el hombre y el perro es la superficie de células sensoriales dentro de la nariz.- Se calcula para el hombre 5 millones, mientras que el pastor alemán posee 220 millones, el Dachshund 125 mill.- Fox Terrier 147 mill. – Labradores y Bloohound casi 300 millones.

El valor principal de los Perros Detectores, ya sean de narcóticos, explosivos, Termitas, etc. es su capacidad de funcionar como mecanismo sensorial.

Se sabe que el perro posee la capacidad de detectar rastros de ciertos olores y que su capacidad olfativa es muy superior a la del hombre.- Algunas razas poseen un sentido del olfato mejor que otras.- La herencia, la impronta asociativa con el aprendizaje adquirido son factores importantes en la calidad de un perro de trabajo.

Nervios olfativos:

los cuerpos celulares se hallan situados en la membrana mucosa de la nariz y alrededor de la base de las células salen axones o neuritas de manera que casi todas las célulasdel epitelio olfatorio tienen contacto directo con un nervio.

El olfato es instrumento de comunicación interorganísmica: El olfato es un importante factor para la comunicación entre individuos de la misma o de distinta especie.- La comunicación olfativa es el proceso por el cual un “emisor” (animal u hombre) genera una señal química que, transmitida por el medio ambiente, llega al sistema olfativo de un animal “receptor” capaz de identificar, integrar, y responder fisiológicamente  a esa señal.- Cuando la señal actúa sobre un animal receptor de la misma especie se habla de feromona, mientras que si actúa sobre uno de otra especie se habla de alomona.- Hay que hacer notar que esta forma de comunicación permite que las células de un organismo se comuniquen a distancia con las de otro que, en ocasiones , suele estar muy alejado del primero.

La inmensa ventaja de las señales químicas sobre las auditivas u ópticas reside en que las químicas pueden persistir durante cierto tiempo en ausencia del emisor, poniendo así al animal receptor en contacto con “lo pasado” y con “lo por venir”..

Se distinguen tres clases principales de feromonas:

  1. a) alarmógenas : producen respuestas rápidas de excitación general con comportamiento de escape o de defensa ;
  2. b) preparatorias: originan respuestas lentas que involucran cambios en los estados fisiológicos, en el desarrollo o en el comportamiento.
  3. c) liberadoras: generan respuestas comportamentales mas inmediatas.-La exposición prolongada a feromonas puede producir habituación, o sea la falta de respuesta por un tiempo mas o menos prolongado.

El perro ante la presencia de residuos orgánicos de una evacuación, su interés radica en la “investigación olfatoria exploratoria”, verificando a otro miembro o no de su especie, si es macho o hembra, pero sobre todo lo engloba desde un punto de vista territorial.- Genéticamente reconoce a los de su especie, y es ahí donde mas se evidencia una marcación territorial, si es otra especie, la aptitud es de curiosidad y alerta.

Se debe tener presente el aspecto olfativo del perro, ya que muchas aptitudes guiadas en su mayoría por este sentido, permiten confundir con “actos inteligentes”.- El perro posee un poder alto de discriminación olfatoria y adaptación olfativa.- Hay olores que emanan partículas que le son perturbadoras al perro, todo pasa por una reacción del nervio trigémino.-Este nervio se distribuye por todo la mucosa respiratoria nasal y bucofaríngea en incluye en su territorio de distribución la mucosa olfatoria y la del órgano vomeronasal.- Sus terminaciones son excitadas por numerosas sustancias odoríferas, así como por estímulos táctiles, dolorosos, y térmicos.- Muchas de las percepciones que el hombre atribuye al olfato se deben, en realidad, al sentido trigeminal, pues interviene de manera total, parcial, directa o indirecta en las percepciones que identificamos como olfato y gusto.

 La preparación de los perros: Perros Detectores.

Para llevar a cabo un buen Programa de Perros Detectores es necesario contar con algunos aspectos puntuales: Tipo de Perro- Formación del Guía – Entrenamiento capacitado..

Debe por lo pronto ser un perro que posea equilibrio, valor y una gran disposición al juego, de ahí la elección de las razas de cobro como el “Labrador”.- Cualquier perro mestizo que reúna estas condiciones, puede estar capacitado para un Programa de Perros Detectores.
conviene recordar que los perros como los seres humanos son individuos diferentes.

Básicamente la mayor parte de lo que es Adiestramiento Básico de Disciplina se realiza con el método del elogio y el castigo (no físico).- Sin embargo en los entrenamientos de perros detectores la orientación primordialmente es encauzar los tipos de comportamiento e impulsos básicos del perro para lograr el resultado deseado.- De ahí la importancia que reviste el estudio del comportamiento canino en este tipo de Adiestramiento.

El perro detector trabaja en función de su olfato a través de un entrenamiento denominado “asociación de olores”, con una base de memoria olfativa a largo plazo, de los componentes primarios de los olores de las termitas, el éxito depende de la capacidad de juego del perro, .- Como elementos de juego, pueden ser varios, : grupos de termitas, termitas con maderas. El animal asocia el juego con el olor que desprenden las termitas.- Cuando el perro busca la termita, lo que busca en realidad es su juguete.

En relación al olfato, se produce una memoria olfativa de largo plazo- el estímulo se enciende al momento que una molécula impacte en el receptor, a través de las diversas corrientes de aire, el perro llega al lugar, dando un “alerta” (sólo el guía conoce este alerta), que indica la presencia de la termita.
El poder de discriminación que posee el perro, permite diferenciar  la molécula en cuestión.
La percepción y discriminación olfativas nacen solamente cuando los impulsos de los nervios olfativos son procesados e integrados en los niveles superiores.

Umbral de detección y umbral de reconocimiento:

Es necesario distinguir entre umbral de detección y umbral de reconocimiento específico.

El primero se mide por la mínima concentración capaz de producir una percepción y explora la capacidad del sujeto para detectar si un estímulo se ha producido o no.- Cuando es alcanzado, se reconoce la presencia de un olor, si bien de modo inespecífico sin poder identificarlo con precisión.El segundo mide la concentración mínima que permite identificar el olor con precisión.

Un Programa de entrenamiento de Perros Detectores lleva aproximadamente 4 meses, no todos los perros aprueban, deben d

arse las condiciones anteriormente citadas.

Actualmente las empresas que trabajan en programas de perros detectores disponen de cachorros de temprana edad para favorecer el sentido de fortalecer los engramas de  memoria de las redes neuronales. Esta consolidación permite ganar tiempo , calidad en la detección, poder seguir usando el can el edad adulta avanzada (las memorias fijadas en la temprana edad, con un buen estímulo como es el juego, perduran).

Estos engramas, se aplican también a todos los aprendizajes. respetando cada ciclo en la evolución del perro. Hay razas que predomina el factor genético en  la capacidad de entrenamiento, las memorias que el perro pueda recibir, esto tiene que ver con las corrientes de aire, terreno, y la variante en olores.

En relación a la memoria olfativa de los perros, muchos se ha preguntado como recordamos olores y hechos relacionados a los mismos.- De pronto un determinado olor, nos trae al recuerdo un circunstancia. Teniendo en cuenta que las neuronas olfativas se regeneran periódicamente con la formación de nuevas sinapsis, esto es un aspecto que en realidad no implica una función especial en la memoria olfativa.- Los recuerdos sobreviven porque los axones de las neuronas que siempre expresan el mismo receptor van al mismo lugar.

La percepción de olores en humanos es como un sentido estético, un sentido capaz de evocar emoción y memoria, llevando a pensamientos moderados y conducta.- El sentido del olfato es, evolutivamente el más primitivo de los sentidos y para la mayoría de los organismos , la modalidad del sensorio central que permite comunicación con el ambiente.