Samuel Ponce de León, coordinador del Programa Universitario de Investigación en Salud en México advierte que a pesar de que hay vacunas, la resistencia de los microorganismos a los antibióticos ha hecho estragos.

La fiebre amarilla podría ser la próxima epidemia mundial debido a que ha tenido nuevos brotes y cuya presencia se ha expandido con la conectividad mundial y el cambio climático, aseguró Samuel Ponce de León, coordinador del Programa Universitario de Investigación en Salud (PUIS) de la UNAM.

El especialista explicó que esta enfermedad será transmitida por el mosquito Aedes Aegypti, que no ha logrado ser erradicado y lamentó que, aunque en varios países se avanza por el camino de las vacunas para evitar las infecciones, la resistencia de los microorganismos a los antibióticos ha hecho estragos.

Alertó que a través de los mosquitos pueden transmitirse diversas epidemias como la influenza, viruela, dengue, y las recientes zika y chikunguña.

Ponce de León enfatizó que en el mundo son cada vez más frecuentes diversas infecciones, cuya distribución se ha ampliado debido a la intensa actividad comercial, así como las redes de transporte, por lo que la expansión de los virus es una amenaza latente.

El titular del PUIS se expresó a favor de la creación de un observatorio de virus y bacterias, que permita a los científicos contender con el rápido brote de estas enfermedades infecciosas.