Una nueva investigación revela que los niños expuestos a altas concentraciones de alérgenos de mascotas o plagas durante la infancia tienen un menor riesgo de desarrollar asma a los 7 años de edad. Los hallazgos pueden proporcionar pistas para el diseño de estrategias para prevenir el desarrollo del asma.

Aunque estudios previos han establecido que la reducción de la exposición al alérgeno en el hogar ayuda a controlar el asma establecido, los nuevos hallazgos sugieren que la exposición a ciertos alérgenos tempranos en la vida, antes del desarrollo del asma, puede tener un efecto preventivo. 

Las observaciones provienen del estudio sobre el asma en la niñez (URECA), financiado por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de EEUU a través de su Consorcio de Asma.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades del Asma, más del 8 por ciento de los niños en los Estados Unidos actualmente tienen asma, una enfermedad crónica que intermitentemente inflama y estrecha las vías respiratorias.