Por Esinal Ediciones

La entomología forense o médico legal, es el estudio de los artrópodos asociados con cadáveres, se utiliza, entre otros propósitos, para estimar el tiempo trascurrido desde la muerte o intervalo postmortem  y la identificación de los posibles traslados del cuerpo, así como las características de las zonas de procedencia.

Los episodios entomológicos postmortem, de modo resumido, inician con los dípteros, a continuación suelen aparecen los coleópteros y durante un tiempo convivirán en nichos diferentes coleópteros y dípteros, por ultimo convivirán, también en nichos diferentes, coleópteros, ácaros y lepidópteros. Pero la propia secuencia de colonización y las especies implicadas variarán en función de múltiples parámetros, entre los que destacan la región biogeografía, la época del año y las características ambientales particulares del hábitat en que se encuentre el cadáver.

El tiempo transcurrido desde la muerte es un asunto de crucial importancia desde el punto de vista legal, para establecer culpabilidad o para identificar a la persona desaparecida. Uno de los métodos para determinarlo es la observación externa del cuerpo, que incluye factores como temperatura corporal, livideces cadavéricas, rigidez, signos de deshidratación, lesiones externas, acción por animales e invasión de insectos. En cuerpos humanos es estimado por varios métodos: histológico, químico y zoológico. Sin embargo, transcurridas 72 horas, la entomología forense es usualmente el mejor método y en muchos casos el único para establecer el intervalo postmortem.

Existen dos métodos para determinar el tiempo transcurrido desde la muerte usando la evidencia de los artrópodos, el primero utiliza la edad y tasa de desarrollo de larvas; el segundo método utiliza la sucesión de artrópodos en la descomposición del cuerpo. Ambos métodos se pueden utilizar por separado o conjuntamente siempre dependiendo del tipo de restos que se están estudiando. Por lo general, en las primeras fases de la descomposición las estimaciones se basan en el estudio del crecimiento de una o dos especies de insectos, particularmente dípteros, mientras que en las fases más avanzadas se utiliza la composición y grado de crecimiento de la comunidad de artrópodos encontrada en el cuerpo y se compara con patrones conocidos de sucesión de fauna para el hábitat y condiciones más próximas.

Familias de artrópodos

Las diferentes familias de artrópodos que se encuentran sobre un cadáver (entomofauna) pueden clasificarse de acuerdo a su actividad:

  1. Especies necrófagas. Se alimentan del cuerpo. Dípteros (Calliphoridae, Sarcophagidae) y coleópteros (Silphidae, Dermestidae).

 

       

  1. Especies depredadoras. Depredan artrópodos que se encuentran en el cadáver. Coleópteros (Silphidae, Staphylinidae, Histeridae), dípteros (Calliphoridae y Stratiomydae), himenópteros parásitos de las larvas y pupas de dípteros.

 

             

  1. Especies parasitoides. Larvas que parasitan artrópodos. Himenópteros.

 

             

 

  1. Especies omnívoras. Avispas, hormigas y otros coleópteros que se alimentan tanto del cuerpo como de los artrópodos asociados.

 

       

 

  1. Especies accidentales. Utilizan el cuerpo como hábitat normal (colémbolos, arañas, ciempiés). También especies de ácaros que se alimentan de hongos y moho que crece en el cuerpo.

 

            

Categoría de artrópodos presentes en un cadáver.

     Sucesión de artrópodos en las diferentes fases de descomposición de un cuerpo (tiempo en días).