Por Carolien van Zyl

Sudáfrica es el hogar de un número de especies de insectos invasores. Una de estas especies, el Vespula germanica (avispa alemana), se introdujo en el país en 1974. Otro, la Dominula Polistes (avispa de papel europea), llegó en 2008. Se cree que ambas especies que se han introducido a través de las corrientes de aire o de la carga de mercancías por mar.

Estas especies invasoras son malas noticias para la biodiversidad, la agricultura, la horticultura a la viticultura. Se alimentan de plantas autóctonas. Ellas se aprovechan de las especies nativas. Cualquiera que haya tenido un encuentro cercano con la avispa de papel europea o la avispa alemana sabrá, que tienen una picadura desagradable…………….

Para poder seguir leyendo el resto del articulo puede verlo en la revista PLAGAS URBANAS nº 72