Por Aitor Aguinaga

 Se pretende determinar la correlación entre los ensayos de eficacia que se disponen de todas los principios activos inhibidores de la síntesis de la quitina para el control de termitas mediante cebos, y los resultados de campo. A continuación se estudian algunos de los factores que intervienen en los tratamientos de control y que condicionan su eficacia, como ls condiciones climáticas y la apetencia de los sustratos empleados en las formulaciones comerciales.

  1. INTRODUCCIÓN

En la década de los años 90, comenzó en España el empleo de reguladores de la síntesis de quitina como materias activas en el control de termitas. A partir de esa fecha, se han comercializado otras dos sustancias más para esta aplicación. Y además hay constancia de la aparición de nuevas moléculas empleadas en otros países.

Es evidente que todas ellas poseen estudios de eficacia realizados en laboratorio que garantizan su empleo en los tratamientos anti termes. Pero sin embargo, los resultados en la práctica distan de los que predicen los datos de laboratorio en cuanto a tiempo necesario para el control, posibles reinfestaciones, consumo de cebos, etc.

En este estudio se pretende arrojar un poco de luz sobre la correlación de los ensayos realizados in Vitro, con individuos aislados de una colonia, y los resultados obtenidos en pruebas de campo. Determinaremos además en esta comparativa una serie de factores de vital importancia a la hora de realizar los tratamientos y que en los ensayos en laboratorio no se tienen en cuenta, o bien, los resultados que se obtienen no coinciden con la práctica. La omisión de alguno de estos factores puede conducir al fracaso en el control de la plaga.

  1. MATERIALES Y MÉTODOS

Sustrato y testigos:

Se han empleado testigos de madera de chopo para el contacto con las colonias en espacios exteriores de 25 cm de largo, de 3 cm de ancho y otros 3 cm de grueso. Para iniciar la conexión en estaciones de suelo superficiales, se han utilizado láminas de celulosa, papel de filtro y tablillas de chopo. En las estaciones de interior se han empleado varios materiales de origen celulósico como, láminas de celulosa, bloque de celulosa, celulosa en polvo, cartón, pellets de pino y roble, y tablillas de chopo.

Estos testigos se han recubierto en su colocación, adecuadamente humedecidos y recubiertos por papel, polietileno con y sin etiquetas comerciales del producto, y celofán transparente.

Estaciones:

Como estaciones de exterior se han preparado cubos de plástico perforados para el acceso de los termes. En su interior se ha colocado papel de filtro, material celulósico (polvo de celulosa o láminas) y/o tablillas de chopo según el caso particular de captura o de ensayo.

En el caso de ensayo de varios sustratos, se ha confeccionado un dispensador – difusor de 8 huecos realizado en espuma de poliestireno. Como cierre para mantener las condiciones de la estación debajo de la tapa del cubo, se ha empleado polietileno negro recubierto con una capa de tierra del lugar donde se ha colocado la estación.

Se ha empleado un terrario de cristal encerrado en una camisa de metacrilato de color negro para mantener las condiciones lumínicas. Como estaciones de interior se han empleado, o bien las convencionales de polietileno, o bien se han preparado especialmente utilizando canaleta deplástico, perforada convenientemente.

Metodología:

Se han instalado testigos en el exterior, que han sido sustituidos por estaciones de exterior (cubos) cuando han sido atacados. Uno de estos cubos se ha utilizado para capturar insectos y crear un termitero independiente de la colonia. El resto de los cubos se emplean como estaciones de ensayo, que se compartimentan en 8 huecos idénticos y equidistantes del centro de la estación para poder colocar tanto los sustratos y productos a estudiar.

En el interior se ha colocado o canaleta de polietileno o caja convencional del mismo material, según se quiera detectar actividad o probar diversos sustratos o productos, al igual que en el caso de las estaciones de exterior. El empleo de la canaleta continua permite que los insectos colonicen el material colocado por orden de apetencia.

Se ha dispuesto además de aparatos registradores de humedad y temperatura ambiente (data-logger) para comprobar las condiciones climáticas del entorno. También se han consultado los datos meteorológicos de la estación más próxima a la zona.

Localización:

Las instalaciones se han ubicado en Álava y Navarra.

  1. DESARROLLO DEL PROYECTO

Se ha comenzado la instalación en la primavera del año 2.010. En el exterior se han colocado testigos de chopo enterrados unos 23 cm a modo de picas. Una vez detectada actividad, se ha excavado un agujero para enterrar el cubo unos 4 cm. En el fondo del mismo se ha colocado una lámina o una tablilla de chopo como detector testigo y encima papel de filtro. A continuación se ha colocado el cubo perforado. En su interior papel de filtro y celulosa testigo, en polvo y en láminas y alguna tablilla de chopo. Cono cierre plástico negro y encima una capa de tierra.

Se ha humedecido adecuadamente tanto el sustrato celulósico como la tierra y se ha cerrado el cubo. Una vez que se ha visto que las termitas han colonizado la estación, se ha operado de la siguiente manera: El cubo se ha sustituido por otro confeccionado de la misma manera. El que se ha retirado con las termitas en su interior, se ha colocado en el terrario con espuma de poliestireno en el fondo y en los laterales para mantener la humedad, permitiendo su riego.

El resto se ha rellanado con tierra vegetal. A continuación, se han preparado las estaciones para realizar las pruebas de apetencia. Se ha colocado una pequeña capa de celulosa en la parte inferior sobre papel de filtro como separador de los orificios. La siguiente capa está formada por el dispensador con los 8 huecos que se llenan con los productos a ensayar y que se especifican a continuación:

  • Sándwich lámina de celulosa – polvo de celulosa
  • Sándwich cartón – polvo de celulosa.
  • Bolsa de cartón con polvo de celulosa.
  • Plástico con polvo de celulosa.
  • Sándwich etiqueta comercial – polvo de celulosa.
  • Polvo de celulosa aditivado con azúcar.
  • Pellets de pino.
  • Polvo de celulosa testigo.

Todos los productos fueron colocados envueltos en papel blanco de cocina sin tintas para evitar su dispersión. En primavera de 2.011 y en función de los resultados obtenidos, se realizó una segunda instalación de diferentes sustratos, que se menciona a continuación:

  • Sándwich lámina de celulosa – polvo de celulosa.
  • Polvo de celulosa.
  • Sándwich etiqueta Termigard – polvo de celulosa.
  • Sándwich etiqueta Termitania – polvo de celulosa.
  • Plástico perforado por la cara inferior con polvo de celulosa.
  • Polvo de celulosa aditivado con azúcar.
  • Pellets de pino.
  • Pellets de Roble.

Al igual que en la primera experiencia, todos los productos fueron colocados envueltos en papel blanco. Se colocaron dos cubos en ambos extremos del terreno (jardín) adosado a la casa. Uno próximo a la misma y el otro en la diagonal opuesta. Y en este año se instaló una tercera estación en el terrario termitero. Dicho terrario se ha colocado en el exterior, en el jardín para que las condiciones climáticas sean similares a la de las otras dos estaciones.

El ensayo de interior se ha realizado sobre una colonia distinta a la anterior y en un clima diferente, más duro. Es decir, más frío en invierno y algo más caluroso en verano y más seco. Se has instalado 2 estaciones continúas empleando canaleta plástica perforada en su cara en contacto con la madera. Concretamente en el marco de una puerta interior por las dos caras.

Se comenzó la instalación el mes de agosto de 2.010.

Inicialmente se ha colocado:

Marco interno

  • Sándwich de láminas y polvo de celulosa envuelto en papel de celulosa.
  • Láminas de celulosa envueltas en papel de celulosa.

Marco externo

  • Sándwich de láminas y polvo de celulosa envuelto en papel de celulosa.
  • Polvo en bolsa de plástico.
  • Celulosa en bloque.
  • Láminas de celulosa con la esponja.

En una segunda instalación, en el mes de octubre, a finales, se colocó la siguiente batería de sustratos:

Marco interno y externo

  • Sándwich lámina – polvo, con una etiqueta TERMIGARD sobre la lámina posterior.
  • Polvo en bolsa de cartón.
  • Polvo en bolsa de plástico etiquetada con TERMITANIA en la parte posterior de la bolsa.
  • Sándwich lámina – polvo, con una etiqueta TERMITANIA sobre la lámina posterior.
  • Polvo en bolsa de plástico etiquetada con TERMIGARD en la parte posterior de la bolsa.
  • Polvo en bolsa de plástico sin etiqueta.
  • Sándwich lámina – polvo.

En todos los casos los distintos sustratos están recubiertos con papel de celulosa. Las revisiones se han realizado con la periodicidad de un mes. En la primavera de 2.011 se han colocado cebos comerciales de venta en el mercado. La instalación se ha realizado siguiendo la misma secuencia en ambos lados del marco de la puerta. Los productos se han colocado envueltos en papel de celulosa. Se han realizado las revisiones con periodicidad mensual.

4  RESULTADOS

Ensayos de exterior.

En el caso de las estaciones colocadas en el exterior (jardín), se han obtenido los siguientes resultados: El comienzo de actividad se produce en al mes de abril, a primeros, en la cota cero, a ras de suelo. Conforme aumenta la temperatura, las termitas se van desplazando a cotas superiores, ascendiendo hacia las zonas húmedas. En los meses de mucho calor y si no hay lluvias, desaparece su actividad en las estaciones muy soleadas. No ocurre lo mismo en las que se encuentran en zonas húmedas.

A finales del mes de octubre con la aparición del frío y de las heladas, los termes realizan un movimiento en sentido contrario, abandonando paulatinamente las cotas más altas para localizarse en cota cero. En los meses de invierno, su actividad no desaparece del todo, pero se encuentra muy reducida y en cotas negativas (– 25 cm), es decir, por debajo del nivel del suelo. Hay que tener en cuenta que estos datos se han obtenido en ausencia de calefacción en los edificios donde se ha realizado el estudio.

En lo referente a la apetencia de los diferentes sustratos, en todos los casos, el mayor consumo se ha producido en la celulosa en polvo. En segundo lugar las láminas de celulosa, a continuación el cartón y finalmente el bloque de celulosa. Los sustratos en plástico o en contacto con etiquetas comerciales (con tintas de colores), no son procesados en un principio. Cuando se consume el resto de sustratos, las termitas colonizan la celulosa que se encuentra en el interior.

Las termitas del terrario presentan un índice de actividad más lento pero más constante. El consumo es mucho menor. En los sustratos colocados en el exterior del cubo, merodean por el papel de filtro inferior realizando una especie de sellado sin colonizarlos en un período de tres meses. Parece un efecto despensa porque la cantidad de alimento es muy superior al necesario para el número de individuos.

Ensayos de interior.

En el caso de las estaciones del marco de la puerta, como era esperable en función de los datos obtenidos en el exterior, la colonización es más tardía y se produce en el mes de mayo, por tratarse de una cota por encima del nivel del suelo. La actividad desaparece en octubre, y de las dos caras del marco la última en perderse conexión es la que está más soleada por su posición respecto a la ventana exterior.

No desaparece la actividad en el período estival, ya que en el interior las condiciones de humedad y temperatura se pueden considerar como constantes y no extremas con variaciones bruscas. Los resultados de apetencia se repiten de forma similar a los obtenidos en los ensayos exteriores. La celulosa en polvo es el sustrato preferido por las termitas. Pero en este caso no colonizan el material embolsado en plástico.

La apetencia de los cebos comerciales impregnados con el IGR es similar en todos los productos y no presentan problemas de aceptación por parte de las termitas.

5  DISCUSIÓN

Parece evidente que hay un número de factores que influyen de manera importante en el éxito en el control de termitas. Los factores climáticos son muy importantes para determinar los ciclos de actividad de estos insectos. En función de ellos, los tratamientos pueden alargarse o acortarse en el tiempo. También hay que tenerlos presente a la hora de certificar la finalización de los mismos.

Resulta de vital importancia por lo tanto un diagnóstico correcto y lo más amplio posible en cuanto a contenido y disciplinas a tener en cuenta. A continuación la instalación de las estaciones es también fundamental. Hemos visto a los termes alimentarse de sustratos inimaginables. Son capaces de destruir libros con tintas, atravesar líneas de cola, plásticos. Incluso en ocasiones, los propios envoltorios de plástico los hemos utilizado como estaciones de control, en lugares donde la caja convencional no se puede colocar por falta de espacio. Sin embargo, como se desprende de los ensayos, la presencia del material plástico, incluso de tintas, y en presencia de alimento alternativo, puede provocar que los insectos no colonicen o abandonen el cebo.

Los ensayos realizados in Vitro con colonias procedentes de capturas en campo, pueden no ser representativos de la forma de actuar de los termes en su hábitat natural. Constituyen un método rápido y muy orientativo, pero que sin embargo, debe de ser corroborado con otros ensayos de campo.

  1. CONCLUSIONES

Los factores climatológicos influyen de manera decisiva en la forma de actuación de las termitas y por tanto en su control. La celulosa en forma de polvo es el sustrato con mayor apetencia para utilizar en la formulación de cebos impregnados en reguladores de síntesis de la quitina. En cuanto a las especies de madera, el chopo resulta la más apetecible para los insectos. Un diagnóstico previo exhaustivo del problema es fundamental para garantizar un adecuado control de termes.

La correcta instalación y el cuidado de todos los detalles en la colocación de cebos (número de estaciones, recubrimiento del producto con plásticos o materiales con tintas, estanqueidad de las estaciones, tc.) son imprescindibles. Hay que adaptar la estación a cada punto concreto y no a la inversa. Es necesario por lo tanto, la adopción de un protocolo que garantice la calidad y la profesionalidad del especialista en el control de termitas.