La mayor concienciación ciudadana por el respeto al medio ambiente, la problemática por la resistencia creada por las plagas a los productos químicos y la dificultad de la aplicación de este tipo de tratamiento en zonas expuestas al público explican la apuesta de la Concejalía de Sostenibilidad Ambiental por el control biológico de plagas como alternativa para reducir el uso de productos químicos de síntesis en la estrategia de control de plagas en jardinería urbana.control-biologic-plagues-castello

La alcaldesa de Castellón, Amparo Marco, ha visitado una de las zonas donde se está trabajando esta semana para conocer la metodología utilizada y sus beneficios.

“La apuesta por el medio ambiente y la sostenibilidad son un valor añadido en las políticas municipales porque permiten contribuir desde el ámbito local a una mejora de la calidad de vida de nuestros vecinos y vecinas y queremos que Castellón sea un ejemplo en este tipo de iniciativas”, ha apuntado la alcaldesa. Marco ha agradecido a la concejala Sara Usó y a los técnicos responsables del mantenimiento de los jardines que destinen cada vez “más esfuerzos por implantar aquellas técnicas que sean más respetuosas con el medio ambiente, como es el ejemplo del control biológico de plagas en jardinería urbana”.

La concejala responsable del área de Sostenibilidad Ambiental, Sara Usó, ha explicado que durante el año 2015 los controles biológicos beneficiaron a 740 árboles de diferentes especies emplazados en la calle Hermanos Bou, Fernando el Católico, Bulevard Blasco Ibáñez, Plan parcial Riu Sec, calle Vall d’Uixó y Ronda Mijares. La edil ha añadido que las plagas que el Servicio Municipal de Parques y Jardines de Castellón considera más importantes en las áreas de la ciudad son, principalmente, el pulgón y la psylla.

“El control biológico consiste en la suelta de depredadores naturales en función de la plaga que se detecta y los resultados que estamos obteniendo hasta el momento son muy positivos”, ha destacado Usó.

La Concejalía de Sostenibilidad, a través de la empresa encargada del mantenimiento de parques y jardines, ha elaborado unas pautas de trabajo que han servido para desarrollar esta estrategia de control biológico que pasan por el establecimiento de las zonas verdes que pueden verse más afectadas por insecto plaga, la identificación de estas plagas, la valoración de los diferentes tratamientos biológicos y agroquímicos, en caso de necesitarse, respetuosos con el medio ambiente para realizar una adecuada selección y realización de un seguimiento periódico, entre otras.