El Ayuntamiento continúa la campaña anual de control de plagas urbanas en el alcantarillado municipal

 

El Ayuntamiento de Mairena del Aljarafe continúa con su campaña anual de control de plagas. El pasado lunes comenzaba la segunda parte de esta actuación de desinsectado que tiene el objetivo de prevenir y controlar aquellas incidencias poblacionales que pueden llegar a considerarse plaga urbana, principalmente insectos como cucarachas y roedores.

Estas actuaciones se integran dentro del Servicio de Prevención y Control de Plagas Urbanas que desarrolla anualmente el Ayuntamiento mairenero. Concretamente, la empresa Athisa, contratada a tal efecto, está realizando un tratamiento de desinsectación, desratización y desinfección en los edificios municipales. En total, según han informado fuentes municipales, estas actuaciones se están acometiendo en, aproximadamente, unos 45 centros de interés público.

En cuanto a la vía pública, se realizan dos tratamientos de desinsectación y cuatro de desratización. Y, aunque el principal ámbito de actuación sea el alcantarillado municipal y los cursos de agua, porque es donde más plagas suelen concentrarse, el Ayuntamiento no ha querido dejar fuera de estas actuaciones los solares o zonas verdes, por los que se trabaja en aquellos que lo necesiten.

Menos incidencias

Dado el efecto positivo que tuvo la primera campaña de desinsectación, que se realizó el pasado mes de mayo, para esta segunda campaña se esperan menos incidencias. Se está consiguiendo así reducir, de manera progresiva, el riesgo de las citadas plagas urbanas.

El Ayuntamiento ha explicado que para la realización de estos tratamiento, el área de Medio Ambiente tiene establecido criterios de control integrado de plagas reduciendo al máximo la utilización de productos químicos, y estableciéndose inspecciones periódicas que determinarán la necesidad de tratamientos químicos más agresivos.

Asimismo, en el caso del ámbito privado, como las denuncias vecinales ante problemas de plagas, desde el Ayuntamiento se procede a informar y asesorar técnicamente sobre el control de las mismas, pero es responsabilidad de los propietarios que se acometan las actuaciones de control de insectos o roedores en las viviendas particulares, debiendo ser realizadas a través de empresas especializadas.