Por WRadio,  www.tcu.com.mx.

 

Cuanto mayor sea el tiempo que pase sobre tus alimentos, mayor es la posibilidad de que afecte a tu salud

Existen cientos de diferentes especies de moscas en nuestro país. Ellos juegan un papel importante, pues ayudan a la descomposición, la polinización de las plantas y como suministro de alimentos para los depredadores insectívoros.2

La mosca domestica es uno de los insectos con mayor extensión en el mundo, y es muy común que la encuentres a tu casa. Este insecto, está relacionado con la descomposición por lo que se les asocia con la suciedad.

Cuando se trata de la transmisión de patógenos, lo que importa no es la mosca, sino en donde se posa, ya que en esos lugares se encuentra la variedad de parásitos. Las moscas comunes transmiten enfermedades en sus cuerpos y patas. Y por si no fuera suficiente, te avisamos que, además de dejar sus huellas, también dejan heces y vómito.

En España hay 12.000 especies de mosca

y solo una decena se cría en ambientes sucios

Así es, debido a que las moscas no tienen dientes, regurgitan un poco de su saliva y jugos gástricos los cuales disuelven su alimento para así poder absorber su alimento. En otras palabras, si una mosca se para el suficiente tiempo en tu comida, hay una alta probabilidad de que deje en ella una población de patógenos.3

En la mayoría de los casos, si ves que una mosca se para sobre tu comida no quiere decir que debas tirarla, pues es poco probable que enfermes. Sin embargo, cuanto mayor sea el tiempo que pase sobre tus alimentos, mayor es la posibilidad de que afecte a tu salud.

Asegúrese de que la comida este cubierta mientras se prepara, y no deje sobras en el exterior para las moscas. Minimiza la basura e intenta limpiar los botes de desechos regularmente.

A pesar de estas medidas de precaución, las moscas sucias nos van a transmitir millones de microbios que acabaremos ingiriendo. Pero nuestro cuerpo tiene los mecanismos para destruirlos en la gran mayoría de los casos. Y esas bacterias rebeldes pueden ocasionar, como mucho, algún malestar intestinal. Los problemas aparecen cuando se deja que campen a sus anchas en los alimentos frescos sin tomar medidas de higiene. Nos encontramos con los contagios: salmonela, tifus, cólera, lombrices intestinales… en la literatura científica se han documentado incluso casos de ántrax. “La mosca, que es una especie cosmopolita, no es peligrosa en sí, pero mecánicamente puede tener su importancia, si dejamos que transmitan esos patógenos en condiciones favorables, y eso pasa en los sitios donde la higiene es escasa”, sostiene el investigador.