Por Esinal Ediciones

La hormiga es uno de los insectos más conocidos y admirados por su capacidad de organización y habilidad en la construcción. Su origen se ubica al final de la época del Cretácico, hace 146 millones de años.

La formación de las hormigas se desarrolla a través de la metamorfosis; pasan de ser larvas, luego pupas y finalmente se convierten en hormigas adultas.  Cuando están en el estado de  larva el resto de hormigas se encargan de su cuidado y procuran que estén en las condiciones óptimas para su buen desarrollo, adecuando lo mejor posible las condiciones de temperatura, lo que supone que deben ser trasladadas de una cámara a otra buscando así el mejor entorno para las larvas al igual que cuando están en estado pupal.

Resulta muy curioso asomarse a los diccionarios españoles para seguir la evolución de la noción de hormiga a lo largo de varias centurias. No siempre han ido acompasados a la ciencia de su tiempo.

1)    En 1734 el Diccionario de Autoridades define a la hormiga como “un insecto pequeño de color oscuro”. En 1817 el DRAE amplía la variedad de formas a “dos insectos muy comunes en España, que se diferencian solo por ser el uno de color acanelado y de una línea de largo, y el otro de color negro y de dos líneas de largo”. Esta caracterización durará hasta la edición de 1884. A partir de entonces (1899) la hormiga se definirá como “un insecto himenóptero…, con diversas especies”.

2)   El acodamiento de las antenas, un carácter fundamental de la anatomía de las hormigas, no aparece registrado hasta la edición de 1936.

3)    En 1817 se mencionan las castas de las hormigas: machos y hembras con alas, y el resto de individuos ápteros y sin sexo. Esta descripción de las castas la dio por primera vez Linneo en 1741, y fue reproducida por Esteban Terreros en su Diccionario castellano con las voces de ciencias y artes de 1787. En 1899 el DRAE introdujo el término “neutro” para designar a los individuos asexuados. No será hasta la edición de 1956 que se dé la definición correcta: “hembras fecundas, machos y neutros o hembras estériles”.
En Europa hay un par de especies que constituyen plagas en lugares con humedad y calefacción permanentes, especialmente en hospitales y almacenes de plantas y flores de importación.  Afortunadamente tan sólo una docena de especies entre las más de 300 que hay en España representan algún problema en las casas o jardines urbanos. Si nos restringimos al medio estrictamente doméstico interior todavía se reduce más el grupo.

Las más destacadas son:

Crematogaster Scutellaris: Es un género estrictamente arborícola que nidifica (no come) en mader159-699-thickboxa muerta o viva. Se distingue por su coloración, cabeza roja y tórax y abdomen negros,  y por su elevada sensibilidad a cualquier golpe en el tronco donde vivan: salen inmediatamente con el abdomen levantado y muerden vivamente. Aunque tienen aguijón, éste no es funcional y no suelen picar. Es una especia monomórfica, o sea que, todos los individuos de la colonia tienen un aspecto y tamaño similares. Son un depredador natural de las puestas de la procesionaria del pino y se consideran especialmente una plaga para la industria del corcho, dada su abundancia sobre los alcornoques. Puede encontrarse esporádicamente dentro de las casas al entrar troncos para quemar que hubieran sido colonizados durante su almacenamiento en el exterior.

image

Lasius niger y Lasius alienus: Son hormigas típicas de jardín, monomórficas y de un tamaño aproximado de 4mm., oscura la primera y algo más clara la segunda. Carecen de aguijón pero pueden producir ácido fórmico; abundan en frutales o plantas con pulgones. A veces construyen refugios para los pulgones en forma de pequeños acúmulos de tierra en la base de las plantas.

 

Linephitema humile: La también llamada “Hormiga Argentina” Debido a su alta densidad ya que representan entre un 10 y un 15% del total de la biomasa animal del planeta, su nombre diversidad y su gran adaptabilidad al medio, en algunos casos y bajo determinadas circunstancias, las hormigas pueden constituirse en plagas urbanas siendo vehículo de enfermedades o invadiendo el interior de las viviendas formando hormigueros. Además de abundantes, las hormigas son diversas. Esta diversidad local de hormigas es más importante que la de otros insectos

(Untitled)

(Untitled)

sociales en las mismas zonas, y muestra cómo han evolucionado para saturar los nichos alimenticios tanto en el suelo como en la vegetación. Los datos vuelven a ser apabullantes. Pero no todo son inconveniencias para esta especie también cumplen funciones beneficiosas dentro del ecosistema, son edáficas, es decir, cambian las características del suelo modificando el pH, favorecen su esponjamiento al construir sus hormigueros, dispersan semillas, etc.

Son tan pequeñas que nadie les hubiera dado demasiada importancia. A primera vista son comunes, de apenas 3 milímetros las obreras, oscuras, casi inofensivas, se fueron filtrando en otros países primero y continentes después, trepadas a las ropas, bolsos y valijas de los viajeros argentinos. Ahora, se han convertido en una verdadera plaga en lugares tan distantes como los Estados Unidos, Europa o el Japón. De hecho, están dando verdaderos dolores de cabeza a las autoridades sanitarias y agrícolas de las regiones en las que viven.major_barbarus_123

Messor: Las especies de este género son granívoras. El tamaño de las obreras es muy variable en una colonia (polimorfismo). En un medio natural no suelen representar ningún estorbo; en jardines, pueden ser un problema en el momento de plantar césped ya que si descubren las semillas, mediante reclutamiento, conseguirán recolectarlas en su mayoría y provocar la aparición de calvas notables.

 

Pheidole pallidula: La denominada también “Hormiga de cabeza grande” es una especie dimórfica: hay obreras pequeñas y obreras grandes, tildadas de soldados, con la cabeza enorme y en número muy inferior al de4836657079_80330cc626_b obreras normales. Son omnívoras, de color amarillento o castaño claro y movimientos muy nerviosos. Junto con la hormiga argentina, es la más frecuente en las casas de la zona mediterránea, aunque su efecto es menor por tener sociedades mucho menos populosas.

 

220px-Tapinoma_sessile_casent0005329_profile_1Tapinoma: Un par de especies, polimórficas, ambas de color negro, que se caracterizan por el olor de la feromona de alarma. Si aplastamos una hormiga entre los dedos, el olor recuerda al de mantequilla rancia. Se alimentan casi exclusivamente de excreciones de pulgones. No suelen entrar en las casas pero
sí se encuentran en plantas de jardines y terrazas.

 

 

La hormiga de patas blancas

Dentro de los Estados Unidos, las hormigas de patas blancas prevalecen en los estados de Florida, Carolina de Sur, Luisiana y otros estados de la costa del sur. Esta hormiga es también común en Polinesia, Japón, África, Hawái, Nueva Zelanda y en las Antillas. Las hormigas de patas blancas habitan zonas urbanas y suburbanas, expandidas a otras áreas a través del transporte de materia para la arquitectura de jardines y matas.

Las hormigas de patas blancas son moderadamente pequeñas, miden de 2. 5 a 3 milímetros de largo. Son de color negro o café, con patas de color amarillento pálido y un solo nódulo. Los cuerpos de estas hormigas tienen cinco segmentos abdominales, poco vello y una antena de doce segmentos. Aunque esta hormiga puede parecerse a las hormigas argentinas, no tienen el pedicelo vertical que las hormigas argentinas tienen.Linepithema humile

Las hormigas de patas blancas no pican, ni han sido atribuidas a daños en la infraestructura. Sin embargo, como sus colonias tienen entre 8,000 y 3 millones de hormigas, pueden ser una gran molestia. Ellas pueden invadir áreas interiores en busca de comida y se pueden encontrar en los baños, cocinas y  también en el exterior de las casas. A menudo invaden  los contendores de comida para alimentar a su colonia.

La erradicación de estas hormigas es difícil porque comen variedad de comidas y su pequeño tamaño les permite entrar en la mayoría de las estructuras. Como ellas no comparten la comida con sus colonias, los cebos resultan totalmente inefectivos para esta especie de hormiga. Sus colonias son grandes y construyen múltiples nidos cerca de la colonia madre. Para erradicación de esta plaga comuníquese con un profesional de control de plagas.

Las Hormigas Pequeñas Negras

El nombre científico de las hormigas negras es monomorium mínimum. Esta hormigas son pequeñas y de color café oscuro, negro o negro azabache. Son especies nativas de los Estados Unidos y se encuentran en todas partes del país, con concentraciones en áreas como el sureste de California, la bahía de San Francisco y todos los estados de la región este.

Las obreras de la hormiga pequeña negra pueden ser de un milímetro de largo y la reina puede tener hasta cuatro milímetros de largo. Su antena tiene doce segmentos y acaba en una clava de tres segmentos. El pedicelo es de dos segmentos. Estas hormigas no tienen espinas y su cuerpo es redondo pero no simétrico (irregular). Aunque esta hormiga tiene un aguijón, es demasiado pequeño para ser efectivo contra cualquier amenaza. Los machos y las hembras tienen alas antes de la estación de su vuelo nupcial; el macho muere cuando fecunda a la hembra y la hembra pierde sus alas.

Las hormigas pequeñas negras prefieren la carne, pero son omnívoras y comen insectos, dulces, néctares, vegetales, grasas o comida grasosa, comida de maíz y secreciones de plantas. Las obreras buscan comida por senderos, los cuales son frecuentemente vistos por  las aceras o los muros de las bases de estructuras.Monomorium_minimum,_worker,_head,I_ALW252

Sus colonias poseen una población de moderada a grande, con dos o más reinas en una colonia. El vuelo nupcial comúnmente ocurre entre junio y agosto, en el cual el macho fecunda a la hembra y ésta se convierte en una reina que establece nuevas colonias. Las nuevas colonias establecidas crecen rápidamente. Al exterior, ellas construyen sus nidos en áreas como los vacios de atrás de los trabajos de carpintería, leñas podridas, hendiduras en el cemento, en el césped y áreas abiertas. Al interior, esta hormiga anida en artículos de madera, muros y las uniones entre el tapete y la pared.

Cuando ocurre la infestación, los espacios y hendiduras de las paredes exteriores deben ser sellados. Si Ud. sospecha que tiene una infestación es importante remover la madera podrida, leñas y otros escombros alrededor de la casa o el edificio. Mientras es difícil ver a las hormigas pequeñas negras dado su tamaño, sus nidos pueden ser ubicados siguiendo el camino de las obreras a su colonia. Los expertos en control de plagas proveen  el tratamiento más efectivo para la infestación de esta hormiga.